Página 19 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2019
P á g i n a
| 49
esta manera el proceso del grabado al aguafuerte pudo abordarse en más
pasos intermedios, con mayor riqueza de detalles, igualándose a otras
técnicas gráficas anteriores como la punta seca y el buril (Choné, 1992).
El grabador francés combinó las técnicas sofisticadas del manierismo
italiano tardío y el estilo de los autores flamencos como Jean y Adriaen
Collaert y Jan Sadeler, transformándolos en un lenguaje brillante y expresivo,
conjugando a la vez tradición naturalista y popular del norte de Europa con
los sentidos de claridad y organización de los maestros italianos. Fue uno de
los representantes, en Francia, del gusto estrafalario y grotesco que estuvo
de moda durante el reinado de Luis XIII.
Su estilo era más realista que el de sus coetáneos, tanto que
podríamos decir que su obra gráfica supone toda una crónica del período en
que vivió. Cabe destacar que sus planchas de mendigos fueron recreadas
más adelante por Rembrandt, Jan van Vliet y Pieter Quast (Choné, 1992).
Les Grandes Misères et Malheurs de la Guerre
fue la última gran obra
del artista francés. Lo más innovador de esta serie es sin duda la posición en
la que Callot se sitúa para representar los hechos, así como el dinamismo y
movimiento que imprime a sus personajes. Callot, no sólo, rechazó el encargo
que le había hecho el rey, de realizar una serie de grabados sobre el sitio de
La Rochelle, sino que recogió sus propias impresiones sobre los
acontecimientos transcurridos en esta serie de dieciocho aguafuertes, en los
que se representa un pueblo arruinado y desesperado ante el acoso de lo que
se supone son las tropas de Richelieu.