Página 27 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con l
Historia Digital
, XVIII, 31, (2018). ISSN 1695-6214 © Jesús María Garayo Urruela, 2018
72
indiano. Dentro de su prolífica obra, la
Historia de la propiedad comunal
es un
trabajo juvenil de investigación. El autor, consciente de haber quedado su
contenido histórico-documental sobrepasado por las aportaciones realizadas
por Joaquín Costa en años inmediatamente posteriores (Altamira, 1898b y
1903, pp. 81-85, 1914b, p. 209 y 1988, p. 249), trató de completar el texto
original en la fase adulta de creación intelectual con la puesta al día de las
novedades bibliograficas aparecidas en el ámbito peninsular como
internacional, para contribuir de esta forma a la persistencia de la validez de su
análisis de las formas comunales peninsulares desde una perspectiva
comparativa universal. La obra, no obstante el tiempo transcurrido, conserva
aún elementos interpretativos y reflexiones interesantes, que le convierten en
referencia obligada de consulta para los autores, que desde las ciencias
sociales y en particular, con enfoques marcadamente histórico-jurídicos, han
estudiado y analizan esta cuestión
8
. La obra constituye, por otro lado, una
publicación digna de tenerse en consideración a la hora de analizar el abanico
de programas de reforma social promovidas desde el regeneracionismo
institucionista en la transición del siglo XIX al XX (Nieto, 1981, pp. 25-26).
La incursión por el derecho consuetudinario alicantino estuvo presidida
por la atención prestada al estatuto jurídico del agua en relación con la tierra.
La componente económica se evidencia al elegir como objeto de análisis el
mercado del agua, cuyo precio se regulaba mediante subasta. Los
desequilibrios entre oferta y demanda en los recursos hídricos, a su vez,
permiten aflorar la dimensión técnica, al introducir con este motivo aspectos
como redes, tandas, medidas y volúmenes de riego. La obra proporciona
información hasta entonces inédita sobre una importante obra de drenaje
hidráulico efectuada durante la etapa borbónica e interesantes datos históricos
sobre la evolución acaecida en la sustitución de un sistema de unión por otro
8
La estela emprendida por autores pioneros como Altamira (1890) y Costa (1898 y 1902) fue
inmediatamente continuada por Zumalacarregui (1903) y González Cobos (1906) y decenios
después por Guaita (1951 y 1982) y, sobre todo, por Nieto (1964 y 1991). A los anteriores, se
sumaron posteriormente Cuadrado (1980), García de Enterría (1986), Giménez Romero (1991)
y Colom (1994).