Página 33 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2019
P á g i n a
| 63
subsistencia constante. Los grabados 4, 5, 6, 7 y 8 están llenos de soldados
involucrados en acciones que refuerzan la idea que tenía la población
europea del siglo XVII de la violencia y la pérdida durante la guerra.
La problemática derivada del saqueo de las granjas y pueblos por
soldados en campaña no es achacable en exclusiva a pequeños grupos de
hombres indisciplinados. La naturaleza y origen de estas prácticas surgió no
del libertinaje de unos pocos criminales, sino de problemas estructurales de
unos ejércitos que pasaban años en campaña padeciendo retrasos en sus
soldadas, vivaqueando para subsistir y con escasas perspectivas de
conseguir lo que al inicio de las campañas se les había prometido, todo ello
además exacerbado por el alcance y escala que había tomado el conflicto.
Así, de esta forma, estas prácticas terminaban por ser habituales y
generalizadas en los ejércitos, permitidas a la vez que censuradas por la
oficialidad.
Esto está íntimamente relacionado con un sistema de reclutamiento en
el que muchos estados, logísticamente incapaces de levantar grandes
ejércitos
5
, encargaban la tarea de su creación a contratistas militares cuyas
lealtades podrían dividirse fácilmente entre la fidelidad y servicio hacia los
intereses de sus empleadores y la obtención de beneficios para sí mismos.
Estas unidades militares se componían a su vez de mercenarios que, a
diferencia de otras unidades algo más disciplinadas como podían ser los
tercios españoles –implacables también-, tenían por fin último sacar todo el
5
Téngase en cuenta que incluso una potencia militar no carente de recursos económicos -e
incluso humanos- como era la Monarquía Hispánica debía de recurrir a mercenarios
tudescos o de otras nacionalidades para combatir en los campos de batalla europeos ya
desde tiempos de Carlos I.