Página 36 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2019
P á g i n a
| 66
Por lo tanto, mientras que la recolección de
contribuciones
de civiles
era una parte sistemática de la guerra en el siglo XVII, la toma violenta de
bienes a civiles se encontraba en un limbo moral que la convertía en una
práctica cuando menos ambigua. Dependiendo de las leyes y códigos de
conducta del ejercito en cuestión podía ser una práctica punible -hasta con la
muerte, como hemos visto-, pero también se sabía –y permitía- que el saqueo
era una actividad frecuente en la que los soldados se apoyaban para obtener
sustento y algún beneficio económico. Esto nos sirve de explicación sobre por
qué, en la descripción del saqueo que nos hacen Callot y su relator, no hay
indicación de si los soldados están actuando bajo la autoridad de un
contratista, un mando militar de los ejércitos del rey o por su propia voluntad.
Lo que si está claro es que en sus grabados Callot expresa con crudeza el
dramatismo de ese tipo de situaciones, indiferentemente de cual fuese el
origen de la orden o su justificación.
Siguiendo este hilo argumental causa-efecto nos encontramos con las
escenas de castigo de Callot que siguen a las imágenes de pillaje y saqueo.
En los grabados número 9 a 14, se representan las diversas modalidades de
castigo a las que podían ser sometidos los soldados por la comisión de actos
de saqueo, pillaje, violación, robo o deserción, algunas de las cuales
implicaban la muerte. A lo largo de estas imágenes nos encontramos con
soldados engrilletados (ilustraciones 9 y 10), arrepintiéndose y confesándose
(ilustraciones 11 y 12), compungidos ante la expectativa que les ofrece ver a
otros como ellos sometidos a castigos o ajusticiados frente a sus compañeros
de armas quienes en formación eran espectadores obligados de unas
ejecuciones que servían de ejemplo y aviso a quienes pudieran estar
planteándose la realización de actos sancionables (Silva, 2017; 55).