Página 38 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2019
P á g i n a
| 68
garantía total de que realmente exista una solución al problema de las
transgresiones cometidas en contra de las normas militares por los soldados.
Uno de los aspectos más significativos de
Les Misères
de Callot es la
seriación temática que hace a lo largo de su obra. Los grabados en los que se
representan las escenas de castigo son seguidas inmediatamente por
imágenes de soldados que sufren y padecen, languideciendo después de la
guerra, en un grupo de imágenes en las que la gloria y el honor supuesto
hacia quien ha cumplido con su deber en el ejercito se diluye en dolor,
mutilación, olvido de los gobernantes y resentimiento de los violentados.
En los siguientes grabados Callot nos muestra a varios grupos de
soldados severamente mutilados y heridos que se reúnen a las puertas un
hospital (ilustración 15) o mendigando por las calles, recibiendo la
extremaunción para morir desasistidos al borde de un camino, algo que, tal y
como afirma Kroener (1987, 335-339), fue escena frecuente en la Europa de
la Guerra de los Treinta Años.
La escena que se recoge en la ilustración número 17 está llena de
innumerables actos de venganza cometidos por la población civil que fue
víctima de la soldadesca durante las acciones bélicas. Esta imagen refuerza
nuestra idea de que también los soldados son victima –no solo militarmente
hablando– de los efectos perniciosos que la guerra trae consigo,
independientemente de la razón o carencia de ella que pudieran tener
quienes cometían esos actos de venganza que, a fin de cuentas, no hacen
más que demostrar una vez más que la guerra, como norma general, solo
saca lo peor del género humano.
En una sorprendente inversión de la imagen de aquellos soldados
merodeadores con la que se abría la serie, este mismo grupo, anteriormente