Página 53 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2019
P á g i n a
| 83
contienda, son, entre otros, aspectos comunes desde Callot hasta Alan Moore
que nos sirven como fuentes de inestimable valor para la elaboración de
discursos históricos de tipo sociocultural.
7. Conclusiones.
Por primera vez en la historia del arte, la guerra es representada desde
el punto de visto de las víctimas y despojada de su aparato glorioso y
simbólico. Es por eso que podemos decir que, tal y como afirma gran parte de
la historiografía, los temas y la imaginería de esta serie representaron una
fuente de inspiración para los
Desastres de la Guerra
de Francisco de Goya,
quien, probablemente, poseía un conjunto de grabados de Callot (Vega,
2001; Bouvier, 2011).
La afirmación de Callot al final de la historia de Félibien, citada al inicio
del presente ensayo, de que preferiría cortarse las muñecas antes que
representar el sitio de Nancy, lo posiciona como un artista apasionado y de
principios que sigue su propia ética, incluso frente a la autoridad real. Esta
representación del personaje del artista como alguien honesto y honorable se
convierte en la historiografía posterior en una tendencia a interpretar que
Callot se dedica a representar su idea y visión de la guerra de manera fiel y
directa.
Pero, desde nuestro punto de vista quizá lo más destacable de la obra
de Callot es que, cuando la visualizamos como lo que es, un conjunto de
grabados que se van superponiendo en el tiempo, llegamos a la conclusión
de que se trata de un discurso en el que la guerra como acto político,
económico y sociocultural, solo beneficia a los poderosos que, por otra parte,
son los que casi nunca sufren las consecuencias de las acciones armadas: el
rey ya no acude a los campos de batalla y sus generales y nobles cada vez