Página 11 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Jaime Resino, 2019
P á g i n a
| 102
acabó diferenciando religión de magia fue precisamente una cuestión de
legalidad; aquellas que se consideraban prácticas lícitas se tenían como un
aspecto de la religión, mientras que la magia quedó identificada con prácticas
ilícitas. Esta idea queda bien reflejada en un pasaje de la Farsalia de Lucano
"... Él, aguijado a conocer previamente los rumbos del destino, incapaz
de soporta la espera, no consulta los trípodes de Delos, ni los antros píticos,
ni le place indagar qué sonidos emite en el bronce de Júpiter, Dódona, la
primera en brindar sus frutos como alimentos, no pregunta a quien puede
conocer los hados por el examen de la vísceras, al que interpreta el vuelo de
las aves, al que observa las fulguraciones del cielo y escruta las estrellas con
el cuidado de los asirios, o cualquier
arte secreto pero lícito
. Este individuo
conocía las prácticas misteriosas de los crueles magos, prácticas detestables
para los dioses de los cielos, las aras funestas de los sacrificios fúnebres, la
creencia que inspira las sombras..."
3
3. MAGIA Y ESTADO
La relación entre el estado y la magia fue, como casi todo en esta
cuestión, igualmente difusa y contrapuesta. Si bien la magia podía oponerse,
como hemos comentado ya, a las prácticas religiosas oficiales, por otro lado,
la magia, en tanto que formaba parte de los cultos y veneraciones locales, fue
considerada como un arma ideológica a la hora de imponerse a nuevos
pueblos con los que se entraba en contacto.
3
Lucano,
Farsalia
, libro IV, 422-434