Página 12 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Jaime Resino, 2019
P á g i n a
| 103
Hay que tener en cuenta que en Grecia y Roma, las clases cultas
atribuyeron a los "bárbaros" aquello que no querían admitir como suyo, en
especial a influencias egipcias y judaicas (teoría de prejuicios y deformación
religiosa). Se rechazaban lo que en realidad eran muchos aspectos
irracionales de su mundo que no encajaban en el sistema de ideas de la clase
dominante. Existían creencias de origen popular que formaban el acervo
cultural de la masa y que estaban sólo parcialmente integradas en las formas
de cultura dominante pero que resultaban incómodas para éstas. Esta
situación se fue resolviendo con la admisión de ciertas creencias que podían
ser aprovechadas por el poder, incluso fomentadas y utilizadas por imposición
sobre el pueblo. Ya Polibio alababa a los romanos por la utilización de lo que
él denominaba
deisidaimonía
(temor supersticioso hacia los poderes
invisibles), por lo que, según decía, eran capaces de controlar al pueblo y sus
aspiraciones. Una afirmación similar hacía el romano Quinto Curcio Rufo,
quien comentaba que "ninguna cosa es más eficaz para regir a la multitud
que la superstición".
Esta situación llevaba a una tensión constante en la manera que tenía el
estado de tratar con la magia. Así, en algunos textos clásicos, como son en
las "Etiópicas" de Heliodoro, en las "Efesiacas" de Jenofonte o en "La Vida de
Apolonio de Tiana" de Apuleyo, se observa la importancia que pudo tener
para el estado en la antigüedad el desarrollo de la magia y la existencia de
otras formas de religiosidad y de pensamiento que se encuentran en el límite
mismo de la magia. Aunque en los textos se refleja la ambigüedad del
concepto magia, se puede ver que, frente a esta indefinición, hay, en los
mismos textos, los intentos de crear una delimitación que haga de la magia
algo aceptable dentro del conjunto de ideas dominantes, al tiempo que, en
equilibrio inestable, conserve su eficacia como parte de la religiosidad