Página 18 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Jaime Resino, 2019
P á g i n a
| 109
carreras de caballos. Normalmente el plomo era elegido para fines maléficos,
mientras que para los fines benéficos se utilizaba el oro, la plata y piedras
preciosas.
Por otra parte, también se utilizaban otros materiales como eran la cera,
la resina y la madera para confeccionar pequeños muñequitos que
reproducían a las personas a beneficiar o fastidiar.
Por último, el transito del mago pasaba por una región muy poco clara y
que podríamos definir como el mundo de la naturaleza fantástica. En más
ejemplos de los que cabría esperar, las mixturas y remedios mágicos incluían
alguna parte de animales maravillosos y extraños: cuerno de unicornio,
plumas de harpías, garras de grifos o pezuñas de centauros que se utilizaban
en pócimas. Aunque en el mundo antiguo se creía firmemente en la
existencia de estas especies, muchas veces sólo constituyen símbolos de
otros componentes más sencillos.
Tras este repaso es necesario remarcar la idea fundamental de que, a
pesar de diferenciar estos mundos, el mago no veía estas delimitaciones sino
que todo era a sus ojos un mismo conjunto, que entre ellos se establecía una
correlación cuidadosa entre los poderes divinos individuales y los variados
objetos de la naturaleza, unido todo por las fuerzas sobrenaturales de la
simpatía que él distinguía con toda claridad. La teoría de correspondencia
conducía a que, por ejemplo, la salvia se juzgaba eficaz unida al carnero, la
hierbabuena al toro..., la curación se producía por la misma ley de simpatía: el
diente de la musaraña cogido con la mano izquierda y atado a la pierna
enferma dentro de un trozo de piel de león, combatía el reumatismo.
2. MAGIA DE LOS VIVOS