Página 19 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Jaime Resino, 2019
P á g i n a
| 110
Como hemos dicho anteriormente, la magia de los vivos tiene
claramente la intención de romper con la inexorable consecución del destino
de los hombres mediante la trastocación de las leyes de la naturaleza. Es el
deseo de salirse del determinismo de sus vidas lo que impulsa a los
ciudadanos hacia la creencia en los poderes de la magia.
Esta magia, que nosotros hemos llamado "de los vivos", encierra todos
los sortilegios, encantamientos, fórmulas, recetas y pócimas que están
destinadas a alcanzar algún beneficio inmediato en relación con el acontecer
diario del que usa la fórmula. Se espera que el resultado de la magia tenga
algún efecto sobre la vida cotidiana del hombre. Esta magia de los vivos está
dirigida a modificar su vida o sus actos en las cuestiones más mundanas e
íntimas: beneficiar su negocio, conseguir el favor del público, conseguir
protección frente a los enemigos, hacer prosperar las cosechas, son todas
ellas pretensiones muy comunes en la magia. Pero también se buscan
satisfacciones más menudas pero no menos importantes para la vida de las
personas: buscar filtros de amor, hacer regresar a un antiguo amante,
conseguir mayor potencia sexual, hacer que sus caballos ganen una carrera o
incluso evitar concebir. Algunas aspiraciones que se desean alcanzar
mediante la magia llegan a ser muy personales como es librarse de una
enfermedad, aliviar un dolor, e incluso hacer crecer el pelo. Unos conjuros
son para propiciar el sueño, y otros para provocar insomnio. Muchísimos
están destinados a asegurarse protección contra peligros desconocidos, otros
son sencillamente simples y nos pueden hacer gracia, como los
encantamientos para hacer desaparecer chinches y pulgas de la casa, para
no tener sed, o para que no se note que se han comido ajos. Hay
encantamientos que se presentan claramente como útiles para todo fin y
otros son, por el contrario, claramente instrumentales (abrir grilletes, atrapar