Página 17 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Sergio Fernández, 2019
P á g i n a
| 163
estudia los límites y oportunidades de Mussolini y del golpe de estado fascista
en el que participó tras la citada Marcha sobre Roma, y finaliza con su
consideración de Hitler como un dictador fracasado desde el
Putsch
de
Munich (eso sí, antes de que tomará el poder varios años después) Todos
eran iguales, todos querían el poder; aunque algunos lo conseguirían y otros
los mantendrían: nada de supuesta legalidad, nada de supuesta voluntad
popular. Simple y llanamente, el poder maquiavélicamente entendido para
poder triunfar; lo demás era simple farsa Así lo demostraban el “
falso obrero
Lenin y el acomplejado “
cabo austriaco
” Hitler. (Malaparte, 2017: 45-50).
Pese a ser prohibido en diferentes países (de España a Bulgaria) y por
gobiernos tanto democráticos como totalitarios, alcanzó gran fama y difusión,
especialmente por esta desmitificación del Golpe de Estado: cualquiera podía
darlo y tomar el poder, siempre que un grupo bien organizado tomara rápida y
completamente los medios técnicos.
"Las actuales circunstancias de Europa, y de la política de los
gobiernos frente a los catilinarios, no pueden examinarse ni juzgarse
según el espíritu y el método de Maquiavelo. El problema de la
conquista y de la defensa del Estado moderno no es un problema
político, sino técnico. Las circunstancias favorables para un golpe de
Estado no son de naturaleza necesariamente política o social y no
dependen de la situación general del país. La técnica revolucionaria
empleada por Trotsky para hacerse con el poder en Petrogrado en
octubre de 1917 daría los mismos resultados si se emplease en
Suiza o en Holanda"
(Malaparte, 2017: 35).
Afirmaba que era posible en cualquier sistema democrático dar un
golpe de Estado sin una situación crítica y sin el apoyo de masas; solo era
necesario ese grupo bien organizado revolucionario
(“partidos de extrema