Página 18 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Sergio Fernández, 2019
P á g i n a
| 164
derecha y de extrema izquierda, los «catilinarios», es decir, los fascistas y los
comunistas
”) y totalmente decidido que frenara la maquinaria estatal tomando
sus instrumentos técnicos, incluso sin usar ampliamente la fuerza contra el
adversario. Y los ejemplos los encontraba cuando Trotsky decidió controlar
los órganos técnicos mientras el gobierno Kerensky se limitaba a defender los
órganos políticos; cuando Stalin aprendió el uso los cuerpos especiales de
defensa para proteger los medios técnicos de las aspiraciones troskistas, o
cuando los grupos fascistas neutralizaron a la policía, controlaron a los
sindicatos y tomaron el sistema ferroviario, obligando a dimitir al gobierno de
Luigi Facta y consiguiendo del rey Víctor Manuel III legalizara el golpe
encargando a Mussolini la formación del gobierno (Malaparte, 2017: 55-57).
Malaparte concluía que la estrategia es y sería siempre la misma:
situar las fuerzas golpistas en el punto más sensible del enemigo y más
determinante de la administración moderna, es decir, los servicios públicos y
los medios de comunicación. Comprender la moderna técnica del Golpe de
Estado para Malaparte significaba comprender, aunque los partidos “
del
equilibrio liberal
” no lo parecían entender, que, como señalaba en otro plano
el mismo Carl Schmitt en
El concepto de lo político
ante la supervivencia de la
República de Weimar, “
el arte de defender el Estado moderno está regulado
por los mismos principios que regulan el arte de conquistarlo
”, por lo que
para defender al Estado de un intento revolucionario fascista o comunista
hay que emplear una táctica defensiva basada en los mismos principios que
regulan la táctica fascista o la comunista
” (Malaparte, 2017: 30-32).
Tras elogiar la exitosa "
técnica
" bolchevique de toma del poder
diseñada por Trotski y perfeccionada por Stalin
(“los catilinarios de izquierdas
que pretenden la conquista del Estado para instaurar la dictadura del
proletariado
”) y criticar las limitaciones transformadoras de Mussolini (“
los