Página 22 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Sergio Fernández, 2019
P á g i n a
| 168
texto previo de Camus y que provocó una insólita polémica política al ser
escrita tras el desembarco aliado en Salerno. Y creó la controversia al narrar
la trágica y humillante posguerra en una ciudad napolitana, desde el inicio
desesperanzador con una población ocupada y asolada por la peste y un final
con la calma esperanzadora del Vesubio tras una devastadora erupción; cruel
posguerra continental donde cada uno buscaba salvar su propia piel, su
propio pellejo:
“La piel, nuestra piel, esta maldita piel. Usted no puede ni
imaginarse de qué es capaz un hombre, de qué heroicidades y de
qué infamias es capaz con tal de salvar la piel. Ésta, esta piel
asquerosa. Antes soportábamos el hambre, la tortura, los martirios
más terribles, matábamos y moríamos, sufríamos y hacíamos sufrir
para salvar el alma, para salvar nuestra alma y la de los demás. Hoy
en día sufrimos y hacemos sufrir, matamos y morimos, realizamos
hazañas maravillosas y actos horrendos no ya para salvar el alma,
sino para salvar la piel. ¡Nos convertimos en héroes por algo bien
mezquino!”
(Malaparte, 2003a: 20-21).
Héroes anónimos que intentaban sobrevivir entre el hambre y la
dignidad; vendiendo su cuerpo, sus talentos, sus niños, sus recuerdos ante la
presencia de los ocupantes americanos que compraban con ello el "
hambre
"
de los italianos, de los vencidos:
"Y, no obstante, cuanto aquellos magníficos soldados tocaban
en el acto se corrompía. Los infelices habitantes de los países
liberados apenas estrechaban la mano de sus liberadores,
comenzaban a mustiarse, a apestar. Bastaba que un soldado aliado
se inclinase en su jeep para sonreír a una mujer, o acariciarle
fugazmente el rostro, para que esta mujer conservada hasta aquel