Página 9 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Mario Lorente, 2019
P á g i n a
| 185
Entre el 255 y el 257 estalló la única de las discusiones referentes a la
norma entre Cipriano y el Papa Esteban, sobre la cuestión de la rebautización
de los herejes. La postura de Cipriano estuvo a favor de volver a conceder el
bautismo, pero Roma solo aceptaba la imposición de las manos. El Pontífice
amenazó a Cipriano con la excomunión si seguía por ese camino. Sin
embargo, el suceso quedó en vano y no fue a más a causa del inicio de la
persecución del emperador Valeriano.
El 30 de agosto del año 257 el procónsul Aspasio Paterno condenó a
Cipriano al exilio en la ciudad de Cúribis
37
, que se puede considerar como la
primera parte de su martirio. Ese mismo año se le permitió su regreso a
Cartago. Sin embargo, su destino estaba ya establecido. Según Poncio, el
pueblo de Cartago “no solo deseaba un obispo, sino un mártir”. El procónsul
de Útica lo mandó llamar, y el 14 de septiembre del 258 fue condenado y
decapitado.
38
En la persecución de Valeriano también murieron el Papa Sixto
II y San Lorenzo.
39
Valeriano sería apresado por los persas, y en el año 260
su hijo Galieno ordenó que se estableciera la paz religiosa.
40
La pena más común con la que el imperio acusaba a los cristianos era
la decapitación, en segundo lugar; la cremación, en último lugar; exilio,
condena
ad bestias
, muerte en la cárcel o precipitación al agua, y en una sola
ocasión muerte en la cruz.
41
La mayoría de casos se encuentran situados en
37
Poncio de Cartago,
Vita Cypriani
, 11-12.
38
Poncio de Cartago,
Vita Cypriani
, 5.
39
Reyes Vizcaíno 2011: 45.
40
Fernández Ubiña 2017: 115.
41
Mateo Donet 2016: 233.