Page 3 - Articulo HD
P. 3

Año XXI, Número 38, Julio 2021
           Depósito Legal M-34.164-2001

                 ISSN 1695-6214
                                                              Historia Digital colabora con la Fundación ARTHIS



                    con  el  objetivo  de  conocer  más  de  cerca  la  práctica  de  estas  disciplinas
                    estudiadas en esta investigación.


                           No es raro encontrar comentarios negativos en lo relativo a la eficacia

                    hoy  día  de  las  AAMM  tradicionales  si  bien  reconocemos  que  los  principios

                    filosóficos del combate se han perdido en occidente en pos de virtudes que
                    estudian  el  plano  psicológico  del  ser  humano  en  la  actualidad  (Hobart  y

                    Wolfe, 2008: 67-68; McCurry y Grossman, 2007: 57-58; Acevedo y Cheung,
                    2011:  29-32).  Tampoco  pretendemos  caer  en  ningún  anacronismo,  pues

                    somos  conscientes  de  la  dificultad  de  hablar  de  estos  temas  comparables

                    más  a  las  actividades  de  ocio  que  a  entrenamientos  serios  con
                    trascendencias filosóficas.


                           Consideraciones iniciales


                           Las  luchas  existen  desde  que  el  ser  humano  comenzó  a  tomar

                    conciencia de sus propiedades. Desde un principio, la caza y la observación
                    del movimiento de los animales fue fundamental para conformar un método

                    de lucha que prácticamente nació entre Mesopotamia e India (Choza, 2013:

                    25).  Al  marcar  nosotros  un  hilo  cronológico    para  este  estudio,  que  parte
                    desde  el  siglo  I  de  nuestra  Era,  debemos  comentar  brevemente  que  la

                    evolución de estos conceptos de lucha se extendió entre los guerreros con un

                    fuerte componente filosófico y religioso. Principalmente partieron hacia oriente
                    y se especializaron en India, China, Corea, Vietnan, Filipinas y Japón; pero

                    también lo hicieron hacia occidente, en Europa. Así mismo, África, Australia y
                    América  tendrán  sus  métodos  de  luchas  peculiares  pero  no  entraremos  a

                    comentarlos.  En  Europa,  las  culturas  persas  y  griegas  se  encargaron  de
                    difundir  las  luchas  individuales  que  los  griegos  ya  convirtieron  en

                    competiciones  atléticas,  destacando  combates  cuerpo  a  cuerpo  con  una

                    fuerte concepción religiosa y como una primera forma de lucrarse ya que los
                    vencedores  solían  ser  recompensados  (Choza,  2013:  26;  Dwyer  y






                            Historia Digital, XXI, 38, (2021). ISSN 1695-6214 © J. David Mendoza, 2021                   P á g i n a  | 166
   1   2   3   4   5   6   7   8