Page 5 - Articulo HD
P. 5

Año XXI, Número 38, Julio 2021
           Depósito Legal M-34.164-2001

                 ISSN 1695-6214
                                                              Historia Digital colabora con la Fundación ARTHIS



                    donde  se  dieron  contactos  cordiales  (Acevedo  y  Cheung,  2011: 29-32)  que
                    permitieron el intercambio de estos métodos de lucha, aunque no entraremos

                    en la historia de estos países por no ser objetivo de nuestro trabajo. Podemos

                    establecer  una  línea  espacio  temporal  que  iría  desde  Persia  hacia  la  India
                    (Hernáez,  2006:  25)  pero  evolucionando  en  China  y  transmitida  a  Japón

                    principalmente.  Serán  China  y  Japón  los  países  más  importantes  en  la
                    creación  de  estilos  marciales  tradicionales  considerados  violentos  y

                    espirituales, con un mismo fin: el máximo de eficacia con el mínimo esfuerzo
                    (Espartero,  Villamón  y  González,  2011:  40;  Martínez,  2011:  117-118;

                    Menéndez, 2017: 109). Estos dos países mantuvieron relaciones cordiales un

                    tiempo, favoreciendo la transmisión de los métodos de lucha.


                           En China encontramos las primeras dinastías tras un periodo neolítico
                    que llega hasta el 1100 a.C. aproximadamente (Mendoza, 2008: 23-32; 2009:

                    15-20). Por lo tanto, localizamos antes de nuestra Era las dinastías Zhou y

                    Qin hasta el 206 a.C. (Acevedo y Cheung, 2011: 29-32). Hasta el año 192 de
                    nuestra  Era  prevalece  la  dinastía  Han,  periodo  en  el  que  se  estableció  la

                    capital en Changàn en un primer momento y se abrió la ruta de la seda. En
                    Japón, tras el paleolítico encontramos el periodo Jomón hasta el siglo III a.C.,

                    y entre el cambio de Era aparece el periodo Yayoi hasta el siglo III d.C. (Oliva,
                    1991:  936-937).  En  occidente,  la  evolución  cronológica  fue  distinta,  como

                    conocemos, por lo que no entraremos en detalles.


                           Hasta el 265 a.C. China conoce el periodo de los tres reinos (Wei, Shu-

                    Han y Wu). Posteriormente le sigue la dinastía Jin (265-420) con una primera
                    reunificación  china.  Corresponde  prácticamente  al  periodo  japonés  Kofun

                    (siglos  III-VI  d.C.),  destacado  por  la  construcción  de  los  grandes  palacios

                    (Planellas,  1987:  11-12;  Alonso,  2007:  9-12;  Costa,  2000:  17-18).  Tras  la
                    dinastía china Jin, la cronología es más compleja pues aparece el periodo de

                    los  dieciséis  reinos  entre  el  420  y  440,  las  dinastías  meridionales  y
                    septentrionales  (440-581),  la  dinastía  Sui  (581-618),  la  dinastía  Tang  (618-





                            Historia Digital, XXI, 38, (2021). ISSN 1695-6214 © J. David Mendoza, 2021                   P á g i n a  | 168
   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10