Page 7 - Articulo HD
P. 7

Año XXI, Número 38, Julio 2021
           Depósito Legal M-34.164-2001

                 ISSN 1695-6214
                                                              Historia Digital colabora con la Fundación ARTHIS



                    (1867-1912) y fue el apogeo de las principales AAMM (Hane, 2011: 122-125)
                    que a su vez conformarían otras nuevas a lo largo del siglo XX. La sociedad

                    japonesa  fuertemente  jerarquizada,  tuvo  una  notable  influencia  de  China  y

                    sobre  todo  entre  los  periodos  de  la  Edad  Media  japonesa  y  la  Edad
                    Contemporánea,  donde  la  élite  militar  se  conformó  en  Daimyos  o  Señores

                    Feudales  con  gran  poder  que  provocaron  la  instauración  del  Shogunato  o
                    gobierno de los Señores Militares que regían su poder de forma paralela a la

                    del  Emperador (Oliva,  1991: 974-977;  Hane,  2011: 21-22).  Será a  partir de
                    esta  fecha,  para  ambos  países,  en  los  que  las  nuevas  formas  de  guerras

                    cambiarán  las  concepciones  de  luchas  de  honor  y  entrenamiento  espiritual

                    (Oliva,  1991:  994-1000),  por  la  incorporación  de  nuevas  máquinas  bélicas.
                    China  y  Japón  se  reinventaron  desde  entonces,  en  cuanto  a  las  AAMM  se

                    refiere,  quedando  relegadas  a  un  segundo  plano  siendo  practicadas  en  un

                    Dojo con estrictas normas de uso y acceso, hasta los años setenta del siglo
                    XX en el que abrieron las puertas de las AAMM a Europa en un primer lugar y

                    al resto del mundo en segundo (Mendoza, 2008: 23-32; 2009: 15-20; Hane,
                    2011: 23-32).


                           Debemos continuar ineludiblemente por comentar algunos tecnicismos

                    (Mendoza, 2007: 19-20), en esta materia que suelen ser muy desconocidos
                    para los neófitos, aunque existen diccionarios especializados como el de Ory

                    y Ory (1995) titulado “Diccionario de las Artes Marciales” y editado en Buenos

                    Aires  (Argentina),  siendo  una  herramienta  muy  completa.  En  primer  lugar
                    debemos  conocer  qué  es  realmente  un  Dojo  (Figura  1),  el  cual  se  debe

                    entender  como  el  “lugar  del  despertar”,  y  lo  podemos  considerar  como  un
                    templo  tradicional  amplio  de  entrenamiento  y  meditación,  con  un  estricto

                    control  y  fuerte  jerarquización  (Rodríguez  Dabauza,  1995:  269;  Ríos,  1996:

                    28-31;  Ceresa,  2000:  12;  Deshimaru,  2002:  20-26;  Bagnulo,  2004:  21-23;
                    Espartero,  Villamón  y  González,  2011:  46).  Esta  concepción  budista  se fue

                    modificando  a  finales  del  siglo  XX  para  convertirse  en  un  local  de
                    entrenamiento,  cubierto  por  un  tatami,  ubicado  por  lo  general  en  los




                            Historia Digital, XXI, 38, (2021). ISSN 1695-6214 © J. David Mendoza, 2021                   P á g i n a  | 170
   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12