Página 42 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos, 2019
P á g i n a
| 248
colonias que le proporcionasen las materias primas que necesitaba su
industria, a la vez que mercados donde vender sus productos, pero estos
mercados se hallaban monopolizados por Inglaterra, por lo que, en ausencia
de lograr por vías pacíficas una solución, no le quedaba otra vía que la
fuerza, como insinuaba con alusiones metafóricas, su emperador Guillermo II.
Y si quedaba alguna duda de sus intenciones, vino a disiparla la Ley Naval
aprobada por el Reichstag en 1900. Francia e Inglaterra –no muy bien
avenidas hasta el momento– unieron sus fuerzas en 1904, firmando la
“Entente Cordiale” para defenderse mutuamente. Por fin la guerra se hizo
inevitable. El final fue la derrota de Alemania y sus aliados gracias a la
entrada de Estados Unidos en la contienda. El armisticio se firmó en
noviembre de 1918.
La convicción existente en el bando aliado al concluir la guerra era
la de que Alemania era la culpable de todo y había que darle un escarmiento
para que no volviese a producirse un hecho que había traído tanto dolor y
sufrimiento, tano daño y pérdidas a los pueblos europeos. El plan pergeñado
por los aliados quería garantizar una paz perpetua basada en la justicia
internacional que concedía la autodeterminación a todos los pueblos (aunque
esto no se hiciera ostensible a todos, ya que, por intereses políticos,
estratégicos y económicos no se permitió dicha autodeterminación de los
territorios de los “sudetes” con mayor población de origen germánico,
quedando englobados en el nuevo Estado de Checoslovaquia). Y para
preservar la paz y las formas democráticas en las relacionas internacionales
se crearía una “Sociedad de Naciones”.
No obstante los propósitos de cada uno de ellos no eran las mismas.
Alemania se negaba a aceptar su culpabilidad; la derecha francesa con
Poincaré y Foch al frente opinaban que Alemania debía ser aplastada,