Página 9 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos, 2019
P á g i n a
| 215
después, tiempo que dio a al-Qádir para que pudiera hacer acopio de sus
bienes y organizara el viaje a Valencia, pues entre los puntos esenciales de
las mismas, según nos extracta Menéndez Pidal en su “
Crónica Adefonsus
Imperator
” estaba que Al-Qádir gobernaría Valencia, lo cual hizo con la
protección de el Cid y Álvar Fáñez.
La conquista de Toledo por Alfonso VI, aunque más bien deberíamos
decir la rendición y entrega de la ciudad al monarca cristiano, es el hecho
más trascendental ocurrido en la historia del medievo hispano hasta la toma
de Granada por los Reyes Católicos, pues supuso un enorme avance de las
fronteras de los reinos cristianos con respecto a las musulmanas (no sólo
cayó Toledo en poder del rey castellano-leonés, sino con ella todo el reino
taifa: Madrid, Guadalajara, Hita, Talavera, Consuegra, Uclés, Cuenca, Atienza
y Oreja) y se dispuso de una punta de lanza que amenazaba continuamente
al mundo hispano-musulmán.
El al-Ándalus se llenó de espanto y se vio ahora auténticamente
amenazado. Acobardado por los avances del rey Alfonso VI, el rey de la taifa
de Sevilla, al-Mutamid, llamó en su ayuda al emir almorávide Yusuf ibn
Tasufin y convocó a los reyezuelos de Granada, Almería, Málaga y Badajoz.
Por segunda vez volvieron los almorávides a la Península, quienes entre
1090 y 1115 llegaron a apoderarse de los reinos de taifas de Granada,
Málaga, Sevilla, Córdoba, Almería, Badajoz, Jaén, Murcia, Denia, Xátiva,
Alcira, Valencia, Cuenca y Zaragoza. También tomaron Lisboa y ocuparon
Santarem y la taifa de Mallorca. Sitiaron y acometieron Toledo en 1090,
llegando a abatir parte de sus murallas y saquear los campos de alrededor,
pero la ciudad resistió bajo el mando de Alfonso VI con la ayuda de Sancho
Ramírez de Aragón.